Se acelerarán por la sequía y el aumento del dólar. ¿Cómo impactarán en las góndolas? Enterate de todo en este informe de Crónica.

Por Florencia Golender
@Flopa01

En los primeros tres meses del año, uno de los rubros que más complicó la aspiración antiinflacionaria del gobierno nacional fue el de los alimentos. Durante el período en que el dólar subió un 16 % (de noviembre a marzo), la góndola del supermercado o del almacén de barrio varió entre 2 % y 2,3 % mensual según el Indec. El tipo de cambio se acaba de disparar casi 10 % en abril, un escenario que profundizará la tendencia.

"Con más presiones sobre el tipo de cambio, la posibilidad de que los alimentos operen como ancla del nivel general de precios o al menos en forma neutral luce más improbable", asegura un informe elaborado por el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) de la Fundación Mediterránea al que accedió Crónica.

De hecho, en el primer trimestre del año los precios de los alimentos mostraron una aceleración respecto de los valores que se registraban en el segundo semestre de 2017. "Se observa que estos valores se adelantaron a otros precios de la economía, fenómeno que no había sido muy frecuente en el último año y medio", asegura el texto preparado por los economistas Juan Manuel Garzón y Federico Wyss.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »