Lunes 26 de Octubre de 2020

Hoy es Lunes 26 de Octubre de 2020 y son las 11:00 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • 15.7º
  • Soleado

15.7°

El clima en Mendoza

MUNDO

25 de octubre de 2017

El día que Rusia cambió la historia

El final de la monarquía y el comienzo del régimen comunista se dio con la revolución bolchevique, llevada adelante entre febrero y octubre de 1917. Crónica lo recuerda un siglo después con un informe especial.

Por Gastón Monjes
gmonjes@cronica.com.ar

Un año tumultuoso. Así fue 1917 para Rusia, con la desintegración del imperio, la proclamación de la república y dos revoluciones que pusieron patas para arriba al país. La caída del zar, cuatro gobiernos provisionales, el desastre de la Primera Guerra Mundial y un gran descontento político y social marcan el panorama con el que se llegó a las históricas jornadas de octubre, que llevaron a los bolcheviques al poder y permitieron que la figura de Vladimir Lenin trascendiera hasta volverse universal.

El 25 de octubre de 1917 (del calendario juliano, vigente en la Rusia de aquel entonces, equivalente al 7 de noviembre del gregoriano) es la fecha que entró en la historia por la celebración de la asamblea de los soviets que se harían con el poder en la república y provocarían cambios que dejarían su marca indeleble en el Siglo XX.

¿Qué pasó en esa época?

El descontento era total y alcanzaba a todos los ámbitos. La propia familia real, Romanov, y los grandes funcionarios “no estaban felices con las políticas del zar”, Nicolas II, quien manejaba todos los aspectos del imperio; las autoridades “no podían explicar por qué continuaban en la guerra”, la economía no mejoraba y “las ganancias se iban al exterior”, le detalló a Crónica el licenciado en Historia Alexander Dementiev.

Además, la población atravesaba momentos de pobreza, restricciones y hasta debía hacer interminables colas en los comercios para conseguir un poco de pan; no había movilidad social y era sometida a situaciones humillantes. En este marco, no es de extrañar que un vasto país como Rusia entrara en ebullición.

Llegaron los últimos días de febrero (en el calendario juliano) y las “molestian estaban en todas partes”. La situación del zar era insostenible. Ya no tenía apoyos, el ejército estaba diezmado y la población, cada vez peor. Las protestas, la muerte y las intrigas políticas en Petrogrado (actual San Petersburgo) acorralaron a Nicolas, quien no tuvo más remedio que abdicar en su hermano. El zar y su familia fueron detenidos. La monarquía había llegado a su fin.

El gobierno provisional

Con la caída del zarismo se formaron dos gobiernos en Rusia, un soviet de los diputados de soldados y obreros y otro, burgués. “Hay dos gobiernos y están en el mismo edificio, compiten entre sí”, explicó el historiador, quien agregó que allí surge una nueva figura: el ministro de Justicia Aleksander Kerenski, único que “estaba en en el gobierno burgués y en el los petro soviets”. “Era el ministro más popuar de Rusia”, destacó.

Este gobierno atravesó los meses siguientes de manera tortuosa. Hasta octubre hubo cuatro gobiernos provisionales y hasta plantearon una ofensiva contra los alemanes que terminó de manera terrible para Rusia. En ese contexto, Kerenski ordenó la liberación de los presos políticos y el 1° de septiembre proclamó la república.

Los bolcheviques comenzaron a reinsertarse en la vida política rusa y allí resurgió Lenin. “Fue el único que quería imponer la paz, pero nadie lo tomó en serio. La gente estaba muy contenta con la revolución así que por qué iban a arruinarle la fiesta”, reflexionó el historiador. Este tiempo coincidió, además, con la pérdida de popularidad de Kerenski y con una nueva embestida contra los bolcheviques, en lo que fue el inicio del “giro hacia la dictadura de Kerenski”. Los bolcheviques volvieron a estar prohibidos.

La pérdida de popularidad del líder se agravó con conflictos entre los dos gobiernos. Su futuro ya estaba juzgado. No iban a durar mucho.

Los días finales

El 25 (7 de noviembre en el calendario gregoriano) estaba prevista la asamblea de los soviets. Pero antes del masivo encuentro, con Leon Trotski como uno de los emblemas de los bolcheviques, se filtró la información de la detención de los miembros del gobierno provisorio. Esto provocó una división en el soviet, muchos de sus miembros se retiraron y sólo quedaron los delegados de campesinos y obreros.

“Representantes de muchos partidos se levantaron y dijeron que eso (las detenciones) era violencia y que no querían participar. Se quedaron solamente los representantes del partido Socialista Revolucionario y de los bolcheviques, que formaron el gobierno de coalición porque no había nadie más”, detalló Dementiev.

La revolución en toda Rusia era imparable. Lenin se convertiría en el líder de un nuevo país que afrontaría una cruel guerra civil. Después llegaría la formación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, el stanilismo, las proezas de la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría y muchas cosas más, hasta la caída del muro de Berlín y del comunismo. Peso esa es otra historia.

Emblemas de una época

 

Muchas fueron las personalidades políticas que sobresalieron en el período que comenzó con la abdicación del zar Nicolás II, el 2 de marzo de 1917, hasta la revolución de octubre. Sin embargo, hubo algunos que se destacaron aún más y consiguieron entrar en la historia grande.

El abogado Aleksandr Kerenski se convirtió en la principal figura política de Rusia tras el derrocamiento del zar y hasta fue el responsable de declarar, por propia voluntad, la república.

Leon Trotsky se unió a los bolcheviques poco antes de los sucesos de octubre y llegó a ser una figura central que, incluso, se enfrentó con el otro ícono de la época: Vladimir Lenin.

Los Romanov, 300 años de poder y decadencia

Muchas historias se tejieron en torno a la vida de los zares, en especial, de Nicolas II y su familia, quienes atravesaron las revoluciones de 1917 y terminaron fusilados. El líder no respondió a los cambios que la época demandaba y pagó por ello. Aunque todavía gozan del respeto de parte de la sociedad. “Fueron un gran ejemplo de vida familiar, de amor entre esposos. Educaban a sus hijos para servir a su pueblo, ya que trabajaban en hospitales y labraban la tierra”, le contó a Crónica Tamara Evtushenko, de la Casa de Rusia de la Ciudad de Buenos Aires. Hacer un resumen de 300 años de gobierno de los zares no es sencillo, pero algunas características sirven para describir al período previo a la revolución de 1917.

Nicolás II, su esposa Alejandra y sus cinco hijos fueron fusilados en 1918.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »