El dirigente, quien realiza una huelga de hambre desde el viernes, montó un acampe en la emblemática plaza porteña, junto a movimientos sociales, en reclamo de viviendas, alimentos, trabajo y el esclarecimiento de la muerte de Santiago Maldonado. El hombre se descompensó y no quiere que nadie lo asista.

Raúl Castells confirmó que solo ingiere líquidos y mantendrá esa postura hasta tanto sea recibido por algún funcionario de gobierno para plantearle los reclamos. Los manifestantes ocupan unas 20 carpas, tipo iglú, armadas desde el viernes pasado frente al vallado policial existente detrás de la pirámide, en el centro de Plaza de Mayo. 

Entre los reclamos está la construcción de viviendas y entrega de semillas y animales de granja para su reproducción, y por “Justicia para Santiago Maldonado”.

En el lugar se encuentran alrededor de 150 personas del Movimiento Independiente de Jubilados y Pensionados que preside Raúl Castells.

El dirigente explicó en declaraciones a la prensa que "pedimos justicia para Santiago Maldonado y que se aplique la jurisprudencia que se aplicó en el caso del joven Ezequiel Damonti, perseguido en  Capital Federal por la policía federal, y que cayó al Riachuelo y la justicia lo consideró homicidio, y los condenó a 8 policías a entre 8 y 12 años de cárcel".

"También pedimos la libertad de cuatro de los dirigentes de pueblos originarios que están presos: los dos wichis de Formosa, Agustín Santillán y Roberto Farías; y los dos en la Patagonia, Ruperto Jaramillo en Trelew; y Facundo Huala en El Bolsón".

En cuanto a los reclamos sociales, Castells citó que "algunos tienen dos años de incumplidos y van desde la construcción de viviendas sociales, hasta becas para jóvenes, la entrega de semillas para distintos lugares del país; y la entrega de animales de granja para poder reproducir y generar planteles que sirvan para contrarrestar la situación de miseria que atraviesa el país".

"Vamos a estar acá por tiempo indeterminado, hace cinco días que estamos de huelga ya y no nos vamos a ir con las manos vacías. Va a ser un honor dejar el cuero en Plaza de Mayo luego de haber luchado casi medio siglo", sintetizó el dirigente social.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »