Más de un millón de niños trabaja en nuestro país. El flagelo, que no distingue de fronteras, aumenta de manera preocupante. 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »