El senador Gustavo Arenas (FPV-PJ) expresó ayer a la mañana que “el rápido regreso de Chile parece una buena noticia pero no lo es, ya que hubo una especie de zona liberada que repercute negativamente en el empleo y la economía de Mendoza”, con referencia a la llamativa premura con que fueron realizados los trámites aduaneros este fin de semana.

Seguinos en http://twitter.com/ahoraMendoza http://facebook.com/ahoramendoza

“El poco tiempo que demandaron las revisiones de documentación y artículos a quienes pasaron por la Aduana argentina para llegar a Mendoza este fin de semana –prosiguió– da a entender que hubo una relajación en los controles. Esto impacta mal en la actividad económica local, con consecuencias en el mercado laboral, debido a que estos sectores se enfrentan así a un tipo de competencia desleal ante la falta de rigurosidad a la hora de verificar artículos y mercaderías que traen los viajeros a su regreso”.

De esta manera, el legislador justicialista presentó ayer un proyecto de resolución para invitar a funcionarios nacionales relacionados con la Aduana y a representantes del sector comercial de Mendoza a la próxima reunión de la Comisión de Asuntos Sociales y Trabajo de la Cámara de Senadores fue presentado ayer por el senador Gustavo Arenas (FPV-PJ), con el fin de “analizar el impacto negativo sobre el comercio en Mendoza, y fundamentalmente en el empleo, del aparentemente insuficiente control por parte de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), a través de su órgano competente, la Dirección General de Aduanas, a las compras efectuadas por los turistas mendocinos en Chile”.

La invitación abarca al delegado de la Dirección Nacional de Migraciones en Mendoza, Alejandro Diumenjo; al administrador de la Aduana Mendoza, Carlos Álvarez, y al presidente de la Federación Económica de Mendoza, Adolfo Trípodi. Y se origina en el hecho de que en Semana Santa –según reflejan los medios periodísticos de la provincia– cruzaron a Chile más de 30.000 personas, lo que constituyó una cifra récord para esa fecha, y de que las demoras por los trámites aduaneros en el viaje de ida superaron las 12 horas, con filas de hasta 20 kilómetros de automóviles, mientras que en el regreso, contrariamente a lo previsible, las demoras no superaron los 40 minutos.

Fundamentos de la resolución

Acerca de la disminución de las demoras en la Aduana argentina, los fundamentos de la propuesta aclaran: “Esta situación, que en principio pareciera una buena noticia en realidad es una mala noticia para el empleo y el comercio en Mendoza, en tanto genera fundadas dudas respecto del adecuado control en el regreso a nuestro país a través del paso aduanero”.

“Es de público y notorio conocimiento –continúan los argumentos– la diferencia de precios existente entre Chile y Mendoza en rubros tales como indumentaria, calzado, tecnología, herramientas y otros, que hacen imposible que los comerciantes mendocinos compitan con los chilenos, generando una creciente tendencia a que los consumidores locales crucen al vecino país a efectuar sus compras”.

Así, destaca que “la enorme diferencia entre la demora en el ingreso a Chile y el regreso a Argentina de una similar cantidad de turistas enciende la alarma de un inadecuado control aduanero para el ingreso de mercaderías a nuestro país, situación que repercute negativamente en la economía mendocina y, consecuentemente, en el empleo”.

Informe desalentador

A continuación detalla que “un informe de la Federación Económica de Mendoza demostró que los comercios minoristas de Mendoza, en enero, vendieron menos que el año pasado, con una baja del 2,28%, y se nota más en el rubro de electrodomésticos, que cayó un 5,9%. Para la FEM, la situación de los comercios minoritarios es crítica, ya que la inflación del mes de enero trepó al 2,8% en la provincia y provocó menos ventas. Como consecuencia, si se combina la suba de los precios más la caída en las ventas, el sector se ve doblemente afectado, por lo que se evidencia un escenario desalentador”.

El relevamiento en el cual se basa el pedido del senador Gustavo Arenas revela que la baja en las ventas interrumpió 11 meses consecutivos de alzas, de febrero a diciembre de 2015, y que, de los 20 rubros analizados, 17 finalizaron en baja. También señala que los sectores más golpeados fueron los de electrodomésticos y artículos electrónicos, con una caída interanual del 5,9%, seguidos del de indumentaria, con un retroceso del 3,8%, y el de alimentos y bebidas, con una disminución del 3,5%.

El estudio indica, además, que una de las causas más importantes de las que generaron la baja en las ventas fue la partida de turistas hacia Chile, Brasil y la costa argentina. Y analiza que en Chile existen precios muy competitivos en electrodomésticos e indumentaria, y que en Brasil favoreció el tipo de cambio, lo que coloca a los comerciantes de Mendoza en una situación muy desventajosa.

Atribuciones de la Dirección General de Aduanas

Mientras tanto, el proyecto de resolución del legislador justicialista también remarca que “la situación verificada el pasado fin de semana arroja fundadas dudas sobre el cumplimiento” de las funciones de la Dirección General de Aduanas, lo que repercute “en forma muy negativa sobre el comercio y el empleo en nuestra provincia”.

Esta consideración surge después de observar que ese organismo, dependiente de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), tiene a cargo “aplicar la legislación relativa a la importación y la exportación de mercaderías, como también el control del tráfico de los bienes que ingresan o egresan en el territorio aduanero”, y que “su función principal es valorar, clasificar, verificar y controlar la entrada y la salida de mercaderías”, además de “los medios en que son transportadas, asegurando el cumplimiento de las disposiciones vigentes”.

Cómo son las franquicias

Con respecto a las franquicias que rigen en las fronteras, la AFIP establece que, “si el viajero ingresa por vía terrestre (incluye ingreso por fluvial o a través de puentes), la exención para otros objetos, dentro del concepto de equipaje, es hasta el límite de U$S150 o su equivalente en otra moneda. El exceso descripto, siempre que los objetos se encuadren dentro del concepto de equipaje, estará sujeto al pago de un tributo del 50% sobre dicho excedente”.

También remarca que “para menores de 16 años esta franquicia se reducirá a la mitad” y que, cuando se superen los montos detallados precedentemente, siempre que los objetos se encuadren dentro del concepto de equipaje, la diferencia estará sujeta al pago de un tributo del 50% sobre dicho excedente”.  

Además detalla: “Las franquicias se toman en forma individual y no se pueden acumular entre ellas.

Ejemplo: si un viajero ingresa en su equipaje bienes o mercaderías por un monto inferior a la franquicia de equipaje permitida, no podrá computar el importe no utilizado para acumularlo con la franquicia para compras en las tiendas libres (free shops) de llegada”.

Y señala que “las franquicias podrán ser utilizadas en forma conjunta sólo cuando los viajeros constituyan un grupo familiar (cónyuges e hijos menores de 16 años no emancipados), incluso cuando se trate de un único bien”.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »