El “chileno”, como lo llaman sus compañeros de trabajo por haber nacido del otro lado de la Cordillera, cumple 40 años al mando del sembrado y puesta a punto del césped de “Malvinas Argentinas”.

Seguinos en http://twitter.com/ahoraMendoza http://facebook.com/ahoramendoza

Daniel Ahumada es el encargado de sembrar el césped de “la mejor cancha de Argentina”. “El chileno”, como lo llaman sus compañeros, llegó desde la tierra trasandina con 21 años en 1972. Comenzó a trabajar en 1976 en la construcción del “Malvinas Argentinas”.

Por su experiencia en la Universidad de Chile, fue el encargado de sembrar el césped del escenario principal de Mendoza, en el año de su construcción y hasta la actualidad. “Recuerdo que en este lugar había un autódromo en forma de olla y en el medio comenzamos a levantar la cancha. Primero rompimos las piedras grandes, después el ripio más pequeño, se le agregaron montones de arena y luego el sembrado, en ese momento las semillas las traían desde Europa. Con el tiempo tuvimos que cambiar porque era tan dulce que los gusanos lo mataban. Nunca imagine que se iba a construir algo tan grande” comenta, Daniel.

Canchero (17) Canchero (9)

El “canchero” del Estadio Malvinas Argentinas cumple 40 años al frente del cuidado del césped del histórico Estadio Provincial, por lo cual son muchas y variadas las anécdotas que tiene para compartir.

“En 1985, Huracán Las Heras jugaba contra Aldosivi de Mar de Plata. Perdía 2 a 1, hasta que se produjo un temblor, lo que hizo que el partido se suspendiera por un rato. Cuando se reanudó,  el Globo lo dio vuelta 3 a 2. Cosas que a uno le quedan grabadas para siempre”, cuenta.

Daniel es una persona carismática, muy querida  por los quienes lo acompañan día a día en la labor de tener el estadio a punto en cada estación del año. “No es nada simple mantener una cancha en Mendoza: en invierno hay que luchar contra las heladas, y también, en algunas ocasiones, contra las nevadas. Sólo Dios sabe los fríos que hemos pasado viniendo a regar la cancha a las 4 o 5 de la mañana, para que el pasto no se pusiera amarillo”, dice frotándose las manos como si todavía sintiese las heladas.

Vivió desde adentro como pocos, por no decir como ninguno, el Mundial 78, la Copa América, súper clásicos y ascensos, entre otros tantos acontecimientos deportivos de gran importancia, no sólo a nivel provincial sino también nacional e internacional.

Daniel Ahumada, “el chileno”, 40 años al servicio del  Estadio Malvinas Argentinas, su casa, como él mismo denomina al que fue y es su lugar en el mundo.

 

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »