Horas antes de que se cumpliera el aniversario de la guerra de Malvinas, se brindó un homenaje a los combatientes en el auditorio Juan Draghi Lucero de la Radio Nacional Mendoza, en el marco del programa “Tan gente”.

Seguinos en http://twitter.com/ahoraMendoza http://facebook.com/ahoramendoza

Los combatientes formaron parte de su propio homenaje, contando sus vivencias en la guerra, y brindando al público un espacio de reflexión en lo que respecta a la desidia que sufrieron cuando regresaron de la guerra, y a las deudas pendientes de la democracia con aquellos soldados argentinos que dieron su vida por la patria, y que 33 años después continúan reclamando ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación que se investiguen y posteriormente se condenen los vejámenes y torturas sufridos en la guerra por los superiores del ejército argentino.

Estuvieron presentes los combatientes Rodolfo Sevilla y Renato Ruiz, además de Guillermo Carmona y Alejandra Naman, ambos dirigentes políticos que cuentan con una trayectoria en la defensa de derechos de los combatientes de Malvinas, y que han bregado siempre por dar a  conocer y reconstruir la historia de Malvinas a todo el pueblo argentino, que en ocasiones parece haberla olvidado.

En su relato, Rodolfo Sevilla contó su experiencia en el Crucero General Belgrano que fue hundido por los ingleses, bajo el mando de Margaret Thatcher, cuando éste se encontraba en la zona de exclusión que había sido definida bilateralmente por ambos países participantes del conflicto. “El domingo 2 de mayo después del almuerzo, salí a fumar abordo en la cubierta principal del crucero, y observé junto a un compañero que los destructores que solían acompañarnos estaban a una milla náutica, en ese momento me di cuenta que algo iba a suceder.  A las 4 de la tarde de ese mismo día, recibimos dos impactos de torpedos, uno en la proa y otro en la parte de atrás. Nos sorprendió, porque la mayoría de las personas nos encontrábamos en los dormitorios recuperándonos de las guardias que habíamos hecho, y preparándonos para la siguiente. El torpedo impactó en dónde dormíamos, y mucha gente no pudo salir, debido al incendio que se generó. Yo me estaba preparando para cubrir la guardia, estaba reforzando mi abrigo, y la sensación fue de un golpe agudo, como si hubiéramos chocado contra un banco de arena. Saltamos todos en el aire, volvimos a caer e inmediatamente nos quedamos sin luz”.

Luego, Rodolfo contó cómo sobrevivieron al ataque: “En ese momento se activa un instinto de supervivencia, de querer vivir, de ver la luz. Tratamos de llegar a la cubierta principal, y lentamente el buque comenzó a acostarse sobre el mar. Luego de eso los que habíamos sobrevivido comenzamos a utilizar balsas para salir del buque, y quedamos a la deriva en medio de un temporal, con olas entre 3 y 8 metros de altura. Sin embargo, tratamos de mantener la estabilidad, mientras cuidábamos a nuestros heridos. Fue una noche complicada, y no podíamos dormir porque el congelamiento comienza con el sueño. Recién el día siguiente pudimos instalar un ancla de capa que nos permitió seguir”.

Por otro lado, Renato Ruiz contó su experiencia y la de otros combatientes al regresar de Malvinas: “Tratamos de insertarnos en la sociedad y fue muy difícil tanto en la dictadura como en la democracia. Durante el gobierno de Alfonsín nos tildaban de los “loquitos de la guerra”, eso fue muy doloroso para todos. Siempre agradezco a mis padres que ellos con su mayor voluntad me ayudaron a seguir viviendo, porque podría haber sido uno de los 350 suicidados de la guerra. Cuando llegábamos al territorio nos entregaban el documento de identidad y nos decían “muchas gracias, buenas noches”. No nos realizaron exámenes psicofísicos al regreso, cómo habían hecho antes de ir a Malvinas. Las dificultades siguieron en la democracia. Pasaron muchos años para conseguir una pensión de guerra, y no encontrábamos trabajo, porque nos rebotaban. Muchos optaron en un momento por no decir que eran combatientes de guerra. En estas fechas uno tiende a retrotraerse, a esconderse… pero es necesario para nosotros hablar.”

Por su parte, Rodolfo Sevilla agregó: “Transcurrieron 8 años de posguerra en silencio. Solo hubo reclamos aislados. Había ausencia del estado y falta de contención para los veteranos de guerra. Cuando volvimos nos encontramos con el olvido, con el dolor, y sobre todo con una enorme impotencia. Solamente pedíamos contención, y hoy a 33 años nos merecemos el desfile: que el pueblo nos reciba, nos aplauda y nos vea como verdaderos ex combatientes”.

Finalmente, tomó la palabra el candidato a gobernador, diputado nacional y presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto de la Cámara de diputados, quién expresó su reconocimiento a los combatientes: “Queremos dar junto a Alejandra nuestro sincero acompañamiento a los combatientes, porque ellos no sólo son veteranos, sino que son combatientes porque han trabajado en una causa fundamental de Argentina que es la re-malvinización. Vivimos muchos años de olvido, y el reconocimiento fundamental de que Malvinas vuelva a estar en la agenda nacional se lo tenemos que hacer a quienes combatieron en la guerra. Las circunstancias del retorno de los combatientes al territorio son tristísimas, más allá de que hayan culpables militares y civiles, toda la sociedad se tiene que hacer cargo de esa situación y remendarla.”

Por último, se refirió a un Proyecto de Ley que él mismo presentó, que implica la jubilación anticipada para los combatientes: “Hay un proyecto de ley, del que tengo la satisfacción de ser el autor junto a combatientes de Malvinas. Es el Proyecto de jubilación anticipada, que es la posibilidad de que los combatientes no tengan que tener un régimen idéntico al de cualquier argentino, y que debe ser compatible con las actuales pensiones que reciben. Lo hemos trabajado con Presidencia de la Nación, y esperamos que se convierta pronto en Ley”.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »