El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, explicó ayer los alcances del proyecto de ley impulsado por el Poder Ejecutivo sobre la Promoción del Trabajo Registrado y Prevención del Fraude Laboral ante un plenario de comisiones del Senado. "Es el momento de profundizar el combate", afirmó.

Ante las comisiones del Senado de Trabajo y Previsión Social, de Presupuesto y Hacienda y Justicia y Asuntos Penales, Tomada destacó que el objetivo de la iniciativa es “la defensa del trabajo y producción argentinos”, y subrayó que la idea es “intervenir sobre sectores o actividades que tienen importante cantidad de trabajo no registrado”   Recordó que “Néstor Kirchner asumió el 25 de mayo de 2003 y el 26 de agosto pusimos en marcha el Plan Nacional de Regularización del Trabajo (PNRT), y por primera vez se habló en Casa de Gobierno de trabajo no registrado”. “Ese plan consistió en recuperar la inspección del trabajo”, dijo y remarcó que “hoy venimos a profundizar la tarea que desde 2003 venimos haciendo”.    El ministro añadió, entonces, que “fue una convicción, que ya estaba en la plataforma del ex presidente Néstor Kirchner, de modificar un paradigma para dejar de naturalizar el trabajo no registrado”.   “Creemos que la necesidad de recuperar derechos laborales va de la mano de recuperar el rol de un Estado presente”, sostuvo Tomada, y advirtió que “por esta evolución que hemos tenido es el momento de presentar esta ley integral para profundizar el combate”   Señaló que en el último Consejo Federal del Trabajo “logramos un consenso para que, al mismo tiempo que fortalecemos las inspecciones en cada una de las provincias, también fortalezcamos las facultades del Ministerio para poder articular”.   “El primer responsable es el empleador; el segundo es el Estado, por eso hasta el último día de mi gestión voy a generar acciones para combatir el trabajo no registrado; y en tercer lugar las organizaciones sindicales tienen la responsabilidad en tolerar ciertas prácticas”, aclaró el funcionario.   En cuanto a la consulta sobre los recursos utilizados por el Estado en este Plan, explicó que “la mitad de los $ 4.185 millones ya se están pagando porque tenemos una ley que reduce las cargas los dos primeros años, y ya están considerados en el presupuesto”. Sobre el resto, indicó que “solamente incorporando 100.000 trabajadores compensaríamos lo que falta”.   “Para nosotros no es un gasto, es una inversión, Argentina pertenece a ese pequeño grupo de países donde el trabajo no registrado es una anomalía”, destacó Tomada, y subrayó que “tratar este proyecto el 30 de abril en el reciento sería una buena forma de empezar el día de los trabajadores”.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »