El primer sumo pontífice latinoamericano elogió a las cooperativas como forma de gestión empresarial y porque mantienen las fuentes laborales en épocas de crisis. También criticó al modelo capitalista neoliberal donde "solidaridad es casi una palabrota". Reclamó una forma de economía "que ponga en el centro al hombre y a la mujer y no al dinero".

(Ansol).- "La Doctrina Social de la Iglesia no tolera que los beneficios sean de quien produce y la cuestión social se deje al Estado y a las acciones de asistencia y voluntariado. Es por esto que la solidaridad es una palabra clave, que hoy para la economía y los mercados es casi una palabrota", expresó Francisco meses atrás durante el III Festival de la Doctrina Social de la Iglesia.

El 13 de marzo de 2013, Jorge Bergoglio, cardenal primado de Argentina y obispo de Buenos Aires se convertía en el primer Papa no europeo de la historia. A seis meses de su asunción se reunió con dirigentes solidarios de Argentina y de la región.

El Papa argentino apostó por la cooperativa como forma de gestión empresarial porque "tienen largo futuro bregando por colocar en el centro de la escena al hombre y a la mujer y no al dinero". Fue luego de reunirse con dirigentes de la Economía Solidaria argentina y de la región.

En noviembre, mantuvo una audiencia en la Santa Sede con una delegación encabezada por el presidente de la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar), Ariel Guarco, y la presidenta de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI), Dame Pauline Green.

"Esto es lo que defendemos quienes hemos adoptado el cooperativismo como forma de vida, a la vez que sostenemos que la búsqueda de una sociedad más justa y más equitativa va en línea directa con lo que plantea el Evangelio", señaló en esa oportunidad el titular de Cooperar.

Durante la audiencia dialogaron sobre la importancia de que el cooperativismo y la Iglesia caminen de la mano considerando que un nuevo mundo es posible y reconociendo a este modelo como ejemplo que respeta al ser humano, al medio ambiente, a la diversidad y sobre todo plantea una forma distinta de economía.

En el encuentro, los dirigentes nacionales alcanzaron al Papa obsequios realizados por cooperativas como Kbrones, conformada en contexto de encierro en el penal de Gorina (La Plata); la yerbatera Santo Pipó; y La Metalúrgica.

Jóvenes cooperativistas y mutualistas también se encontraron con el Papa en el marco de las Jornadas Mundiales de la Juventud, en julio en Brasil. "Ellos necesitan que se les propongan esos valores inmateriales que son el corazón espiritual de un pueblo, la memoria de un pueblo, la generosidad, solidaridad, perseverancia, fraternidad y alegría", indicó Francisco en aquella oportunidad.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »