El hecho ocurrió en el departamento de Tupungato. El efectivo policial, que se encontraba de franco, auxilió a un grupo familiar que se quedó varado con su automóvil.

Un policía se transformó en héroe al rescatar en la oscuridad de la noche a una familia completa que era arrastrada por la fuerte correntada de un arroyo cuyas aguas arrastraron al auto de las víctimas.

El dramático episodio fue protagonizado por una familia oriunda de Rivadavia que el sábado quedó en el interior de su automóvil en la ruta provincial 86 a la altura del badén del Arroyo Anchayuyo en el preciso momento en que el violento temporal hizo que se desbordaran las aguas del cauce que arrastró el vehículo con la familia en su interior.

Según comentaron las propias personas rescatadas el salvataje ocurrió en una zona inhóspita y fue "providencial que el policía que reside en la zona, escuchara los gritos desesperados de las personas que eran arrastradas por el agua".

El auxiliar Enrique Rubén Alarcón recorría con un cuñado la zona y escuchó los gritos desesperados de algunas personas e inmediatamente corrieron para ver de qué se trataba.

El policía y su familiar llegaron al lugar y observaron que una pareja y un pequeño niño estaban en el techo de un automóvil casi cubierto por las aguas era arrastrado por la corriente. Sin perder tiempo Alarcón y su cuñado fueron hacia el costado de la ruta provincial 86 y sacaron unos alambres de un cerco para regresar corriendo al arroyo.

En ese sitio el policía se ató un extremo del alambre a la cintura y el otro extremo lo tomó su cuñado. Con la urgencia del caso el efectivo entró al caudaloso arroyo y llegó con mucha dificultad, por las piedras que arrastraba el agua, hasta al auto.

Inmediatamente tomó al niño de tres años y con la ayuda de su familiar fue hasta la orilla donde depositó al menor en tierra segura. Luego entró otra vez al cauce y auxilió a la mujer, a quien también dejó en el costado y al final ayudó al padre de la familia.

Según relataron las víctimas en un primer momento quedaron en el interior del auto cuando fue arrastrado por las aguas y como pudieron llegaron al techo del vehículo, que siguió siendo llevado por la correntada hasta que pudo ser divisado por el policía.

La familia integrada por Emiliano Consoli Barossi, su mujer Laura Maria Caré Ahumada y el pequeño de tres años se encuentran en perfecto estado de salud gracias al rápido accionar del efectivo policial.

Fuente: Prensa Ministerio de Seguridad

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »