Los desechos en distintos puntos de la provincia son materia corriente después de la lluvia.

Por Daniel Sarradell

Especial para ahoraMendoza

La lluvia y  los truenos a algunas personas le provocan sensación de romanticismo en primavera, más de uno/a pensó en eso tirado en el sofá. Mientras que a otras les afecta por el solo hecho de pensar que cuando la lluvia pase, en sus veredas o a sus alrededores solo encontrarán desechos.

Los envases pet, bolsas de nylon, ropa, pañales, serán parte del paisaje urbano. Estos objetos son los que quedan cuando pasa la tormenta, sin contar los más grandes hasta lo que cada uno pueda imaginar.

La basura es noticia siempre. Hay un antiguo refrán que dice que “después de la tormenta siempre sale el sol”, pero después de cada tormenta más allá de salir el sol, lo que sale es la basura de las acequias, los desechos, la mugre que en gran parte es ocasionada por nosotros mismos al tirar desde un papel o una bolsa en las cunetas.

En un recorrido de este portal por distintas zonas del departamento de Guaymallén, encontramos de todo un poco en las acequias.

El llamado de atención es para cada uno de nosotros como ciudadanos responsables cuidemos el lugar donde vivimos, nuestro barrio, nuestra plaza, y  conjuntamente el ambiente y que cada vez que llueva, este fenómeno no sea motivo para escribir y describir sobre lo malo, me refiero a que la lluvia sea una musa inspiradora para otro tipo de motivos.

Antes de tirar un papel, una botella o una caja de cigarrillo al piso, pensemos y aprendamos a ser responsables y a aportar desde nuestro lugar algo como personas civilizadas, para que las próximas generaciones tengan claros ejemplos y, que a raíz de eso actúen y no solo que los pibes y los adultos se queden con las palabras bonitas y halagos, que son solo sílabas que junto a la mugre se desbordan después de la lluvia.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »