Argentina es uno de los países más avanzados del mundo en materia de seguridad alimentaria, de acuerdo con el Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe 2013, publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El subdirector general y representante regional del organismo, Raúl Benítez, manifestó, además, durante una reunión con el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Carlos Casamiquela, y el secretario de Agricultura, Gabriel Delgado, que América Latina y el Caribe es la región que más avanzó en la reducción del hambre a escala global   Benítez también destacó políticas públicas argentinas como el Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial (PEA 2020), al que considero como “una iniciativa que demuestra el compromiso asumido por Argentina en pos de la seguridad alimentaria y el desarrollo productivo con valor agregado”.    De acuerdo con Casamiquela, es necesario “continuar un programa de trabajo que ya hemos trazado y reforzaremos el rol estratégico que tiene nuestro país en términos de capacidad productiva, agregado de valor e implementación de tecnología agropecuaria para erradicar el hambre”.   Asimismo, agregó que “teniendo en cuenta que para reducir el hambre, la producción de alimentos debe aumentar un 70% para el año 2050, Argentina tiene un papel central en el contexto regional, porque actualmente producimos alimentos para 400 millones de personas”.   En América Latina y el Caribe, “el porcentaje de personas que sufren hambre disminuyó a casi la mitad en los últimos 20 años”, aseguró Benítez. Según datos de la FAO, es la región que logró mayores avances en la reducción del hambre a escala global.   En esa línea, se mostró esperanzado en que pronto podría alcanzarse “la primera generación de latinoamericanos y caribeños en tratar de convivir sin el problema del hambre”.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »