Los jefes comunales participaron de una reunión de Irrigación e inspectores de cauces. Se analizó un nuevo pronóstico, más grave aún, sobre el agua que entregará El Carrizal.

El intendente de Gral. San Martín, Raúl Rufeil y el resto de los mandatarios departamentales del Este se reunieron durante la tarde de este lunes con los inspectores de cauce de la región y con autoridades de Irrigación, quienes dieron un nuevo pronóstico de agua para riego, que ensombrece aún más el flaco panorama existente.


“Ha sido un año con muy poca nieve, el dique El Carrizal está bajo y estimamos que el próximo año será igual o peor que este”, señalaron los técnicos de Irrigación, encabezados por el titular de la dependencia, Sergio Marinelli, al auditorio compuesto por los intendentes, los inspectores de cauce y productores de la zona.

Así y con apenas 491 hectómetros cúbicos el río Tunuyán no escapa a las generales de la ley en Mendoza y muestra un año seco, con solo el 53% del promedio histórico; para la próxima temporada los técnicos estiman un año todavía más complicado con 460 hectómetros cúbicos.


En ese escenario Irrigación ha realizado un replanteo de sus pronósticos iniciales respecto a la cantidad de agua que entregará el dique El Carrizal a los cultivos de la región: “El nuevo cálculo hace que haya menos agua para riego pero esa optimización del recurso nos va a permitir que El Carrizal siga operativo, incluso en un año muy malo como el que prevemos”, señalaron.


Así las cosas, hoy El Carrizal está al 32% de su valor histórico pero la reprogramación que ha anunciado Irrigación y que hará que el dique entregue menos agua permitirá llegar a la próxima primavera con 166 hectómetros cúbicos almacenados, una cantidad de agua inferior a los inicialmente 175 hectómetros cúbicos calculados, pero que de todos modos permite al dique afrontar la próxima primavera con agua para riego.

“Es una situación alarmante que nos afecta a todos, ha disminuido el cauce del río Tunuyán alrededor de un 40%, lo que significa que habrá menos agua de riego”, señaló el intendente Raúl Rufeil tras la reunión: “Eso implica que hay que optimizar cada vez más la forma en que se riega”.


Rufeil subrayó además el hecho de que los intendentes de la región hubiesen estado presentes durante la presentación del informe: “No hay otra alternativa, el municipio tiene que trabajar junto al productor primario y estas charlas nos muestran el panorama que tenemos por delante. Toda crisis nos enseña y esta, la de la falta de agua, nos obliga a aprender rápido, vemos cómo ha ido disminuyendo el cauce del Tunuyán en los últimos 10 años y nunca estuvo tan bajo como ahora, lo que nos tiene que llevar a optimizar las estrategias de entrega de agua y de riego”.


Sergio Marinelli, titular de Irrigación sostuvo con preocupación que “cada año que pasa vemos una oferta menor de agua por parte de la naturaleza, lo que nos obliga a hacer este tipo de reuniones, que son positivas ya que implican buscar junto con los inspectores de cauce distintas alternativas para evitar que las nuevas restricciones generen inconvenientes o mayores daños”, dijo el funcionario y agradeció el interés de los intendentes por el tema.


“Estamos en un punto en el que necesitamos o muchísimo dinero para obras muy importantes, aunque la realidad es que la situación económica del país no ayuda o, el camino que nos queda, es mejorar la gestión del agua, para que se genere el menor daño posible. Estamos cerca de que esto se convierta en una sequía que es cuando hay daño económico o social, ya hay productores que tienen que resignar la cantidad de chacras a cultivar porque no hay agua suficiente”.
 

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »