Se trata de dos curas, un ex empleado del Insituto y un monaguillo quienes recibieron pena de prisión por los abusos.  Los aberrantes hechos fueron denunciados a finales de 2016 por la senadora Daniela García, a quien se le acercó una integrante del Movimiento de Sordos para informarle de los hechos perpetrados en Próvolo. 

Los sacerdotes Horacio Cobracho y Nicola Corradi fueron condenados a 45 y 42 años de prisión respectivamente, mientras que el ex empleado Armando Gómez, recibió una pena de 18 años por los abusos en el Instituto Próvolo de Mendoza.  

Jorge Bordón por su parte, ya había recibido un pena de 10 años, tras haber reconocido en 2018 su participación en 11 de los casos mencionados en la causa.

Los aberrantes hechos fueron denunciados a finales de 2016 por la senadora Daniela García, a quien se le acercó una integrante del Movimiento de Sordos para informarle de los hechos perpetrados en el mencionado centro educativo. 

Horacio Corbacho Blanck

El condenado sobre el que recayeron más acusaciones. Nació en la provincia de Buenos Aires 8 de abril de 1960 y detenido en el penal de Boulogne Sur Mer  desde que comenzó la investigación, en noviembre de 2016.

Según una antigua publicación de la agencia católica de noticias AICA, Corbacho fue "el primer sacerdote argentino de la Compañía de María para la Educación de los Sordomudos".

Corbacho fue ordenado sacerdote en el instituto que la congregación tenía en Mendoza, el mismo lugar donde se denunciaron los abusos de chicos y adolescentes tres años atrás y por los que hoy recibió condena.

Horacio Corbacho Blank fue el que más acusaciones recibió.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »