El presidente de Estados Unidos aseguró, en una declaración pública en la Casa Blanca, que los condenados por crímenes de odio deben sufrir ejecuciones "rápidas", tras las masacres ocurridas en Dayton y El Paso.

El presidente estadounidense, Donald Trump, se mostró este lunes "indignado y asqueado" por las matanzas de este fin de semana en Texas y Ohio, y aseguró que los condenados por crímenes de odio deberían sufrir ejecuciones "rápidas".

En una declaración pública que hizo en la Casa Blanca, el mandatario urgió además al país a condenar con "una sola voz el racismo, el fanatismo y el supremacismo blanco", en referencia al ataque en El Paso, Texas, antes del cual el presunto autor publicó un manifiesto contra los inmigrantes y los hispanos.

"Los que aprietan el gatillo son el odio y la enfermedad mental", abundó el líder republicano en su declaración.

"El odio no debe tener lugar en Estados Unidos", reiteró, y añadió que ordenó al departamento de Justicia que ponga a punto una legislación que prevea la pena de muerte para los crímenes de odio y las masacres masivas.

 

Americas future is in our control.

Its time to set partisanship aside.

Its time to rise and meet this challenge.

pic.twitter.com/MNKOoWbvmN

 

— The White House (@WhiteHouse)

August 5, 2019

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »