Si bien el salvataje está cerca luego de 10 días del accidente, un nuevo bache impide bajar un tubo fundamental para unir el sector donde se trabaja con el pozo donde está el menor.

Un nuevo bache que impide bajar intruducir el tubo por el que bajarán los mineros, retrasa el rescate de Julen en el pozo de la localidad española de Totalán. 

Los técnicos, tras detectar una saliente en los últimos metros del túnel verical y con el objetivo primordial de ascelerar el proceso, trabajan directo sobre el entubado rebajando el diámeto final del cilindro.

"Seguimos trabajando sin descanso, cada vez sentimos que estamos más cerca de Julen y no duden que seguimos apostando por la solución que se diseñó y que esperemos que dé sus frutos muy pronto", dijo Ángel García, delegado del Colegio de Ingenieros de Málaga y coordinador del operativo. 

Todavía se busca el milagro.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »