La Dirección de Ganadería realizó operativos en los que se hallaron alta contaminación bacteriana.

En un trabajo conjunto con la Municipalidad de Las Heras, la Dirección de Ganadería de la Provincia efectuó el viernes dos operativos de decomiso y clausura de locales donde se realizaba chacinado sin las medidas higiénicas mínimas, requeridas en la Ley Federal Sanitaria de Carnes.

En el primer caso, donde trabajaban unas seis personas, el Servicio de Inspección Sanitaria decomisó 200 kilogramos de productos elaborados y materia prima para elaborar embutidos.

El cese de la actividad se debió a que, en las pruebas de laboratorio, se halló una alta cantidad de contaminación bacteriana, no sólo en la mercadería sino también en las maquinarias y en las manos de los trabajadores a los que se les realizó el hisopado.

Mientras que, en el otro caso, se trató de otra carnicería que en la parte trasera del local comercial elaboraba el chacinado de manera clandestina, es decir sin las medidas y autorización sanitaria requeridas.

Por esto, según comunicó el jefe del Servicio de Inspección Veterinaria de la Dirección de Ganadería, Humberto Castro, “se procedió al decomiso de 300 kilogramos de materia prima”.

Castro aseguró que “desde el Gobierno provincial se están llevando a cabo controles en forma permanente para evitar la contaminación de los alimentos de origen porcino y recomendó que la población consuma embutidos de lugares autorizados, como los provenientes de frigoríficos que son establecimientos habilitados ,además, utilizan materia prima de mataderos certificados”.

Evitar el consumo de carne proveniente de criaderos no autorizados o de elaboración en la que no se aplican las buenas prácticas de manufactura son las bases primordiales para evitar la contaminación y transmisión de enfermedades.

En este sentido, el Gobierno está trabajando preventivamente contra enfermedades como la triquinosis, que es producida por un parásito que se transmite a los seres humanos por el consumo de carne de cerdo infectada y mal cocida, chorizos, fiambres, salames y jamones elaborados con carne infectada, proveniente de establecimientos no habilitados. El cerdo, a su vez, se infecta al consumir el parásito transmitido por ratas muertas, basura y desperdicios de mataderos, entre otros.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »