Atenas logró su segunda victoria en la competencia, esta vez ante Rivadavia de Mendoza por 83 a 56. Gamazo fue el goleador de la noche con 21 puntos.

Atenas 83 - Rivadavia 56

Con la anécdota del inicio en el Carmelo Trípodi Calá y la continuidad en el Mario Félix Sabbatella (Jorge Newbery), producto de un ingreso de agua por el techo que caía sobre una de las zonas, Atenas fue contundente desde el arranque y consiguió su segunda victoria en la temporada sobre Rivadavia (Mendoza), por 83-56. Otra vez fue clave Ariel Pau, Gamazo estuvo imparable, Agostino aportó lo suyo, Nwogbo no desentonó y con un juego colectivo se hizo más sencillo.

Desde el arranque el juego se hizo de ida y vuelta con un mejor arranque para el local, pero luego a pesar de manejar las acciones no podía trasmitirlo en el marcador. A falta de 6 minutos Nwogbo enterró una bola (8-2) y fue como un bálsamo para que el Griego empezara a alejarse. Pero la respuesta de tres puntos de Cristen Wilson lo impidió.

Gamazo creció en Atenas, hubo ajustes en defensa y el local empezó a sentirse más cómodo, aunque con poca efectividad. Wilson se hizo fuerte en la visita lo que permitió estar siempre en juego. Sobre el final del parcial Gamazo volvió a lastimar (10 en el cuarto) y Atenas se fue arriba, 19 a 15.

Con Wilson como abanderado, con un doble y premio, y una conversión paralela al cesto de Bernardini, la vista pasó por primera vez al frente 21-19, pero Pau contesto de tres y el Griego tomó de nuevo el mando 22-21.

Promediando el parcial el partido se hizo chato, con algunos minutos incidencias, pero apareció nuevamente el “gatito” Pau y el local sacó la máxima (30-20). El tándem Agostino–Gamazo siguió lastimando y el Griego empezó a edificar una distancia importante (38-23) con 4’ por jugar. Nada cambió en los últimos minutos, Atenas siguió con el mando del juego para irse al descanso largo, arriba 42-29.

Encima a la vuelta del descanso Pau clavó un triple largo y extendió distancia (45-29). Agostino se hizo fuerte, la pelota rotó y creció un inmenso Lotanna Nwogbo, muchas combinaciones positivas para el local que siguió sacando ventaja y empezó a consolidar el juego. Promediando el parcial estaba arriba, 55-34. Rivadavia en un par de minutos ensayó una remontada con un parcial de 5-0, pero volvió a aparecer Lotanna y Atenas sacó 18 (57-39). Con Agostino en la ofensiva Atenas no tuvo piedad de su rival y se fue al último descanso corto arriba 64-45.

El arranque del último parcial fue muy cortado por faltas de ambos lados. A pesar de la diferencia consolidada el Griego no bajo mucho la intensidad, y a falta de 5’ para el final ganaba 73-52. El resto del parcial fue para decorar el resultado que finalmente fue para el Griego, por 83-56.

Síntesis:

Atenas (83): Juan Ignacio Laterza 0; Ariel Pau 15; Emiliano Agostino 14; Joaquín Gamazo 21 y Lotanna Nwogbo 18 (FI); Santiago Ibarra 3; Martin Pércaz, 5; César Lavoratornuovo, 0; Ezequiel Dupuy, 7. DT: Manuel Gelpi.

Rivadavia (56): Federico Grenni 3; Matías Bernardini 15; Cristen Wilson 8 (x); Abel Trejo 8; Charlie Wilson 12 (FI) Andrés Llaver 1; Facundo Lascano 0; Stefano Arancibia 5; Facundo Alberici 4 y Guido Francese 0. DT: Fernando Minelli.

Cuartos: 19-15; 42-29 (23-14); 64-45 (22-16) y 19-11 (83-56).

Árbitros: Javier Mendoza, Rodrigo Reyes Borras y Mariano Slusar.

Estadio: Carmelo Trípodi Cala (Carmen de Patagones).

 

 

Informe: Prensa Atenas 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »