Un legislador porteño presentó un proyecto que pretende eliminar la restricción de la cantidad de personas en habitaciones. Leé todos los detalles y las modificaciones propuestas.

Los albergues transitorios otra vez son noticia, ahora gracias a un legislador porteño que presentó un proyecto de ley que, entre otros puntos, busca eliminar la restricción de la cantidad de personas en las habitaciones, lo cual abriría la puerta a la posibilidad de que a una misma habitación concurran tres o más personas, con el objetivo de llevar a cabo fantasías como tríos o intercambio de parejas.

"La cantidad de personas debería adecuarse al espacio mínimo de la habitación, y no limitarla a dos personas sin considerar las cuestiones espaciales de las habilitaciones", postula el escrito en uno de sus puntos.

Las otras modificaciones tienen que ver con pedidos históricos por parte de los propietarios. La actividad está regulada por el código de "Habilitaciones y verificaciones", el cual se promulgó en 1978, en plena dictadura militar. "El uso de los albergues forma parte de aquellas actividades que no son honorables ni reconocidamente útiles", explica el documento redactado en 1978.

El proyecto de ley les permitiría, también, hacer publicidad en vía pública y medios de comunicación, colocar carteles del tamaño que elijan, ofrecer un servicio de bar sin limitaciones y competirles a los hoteles tradicionales. "Los clásicos están destinados al turismo y están concentrados en las zonas céntricas y turísticas", analizó Sergio Abrevaya, legislador porteño del partido GEN.

"En los barrios como Villa del Parque, Floresta o Lugano sólo hay albergues transitorios. El proyecto propone que el que visite la ciudad y quiere usar un alojamiento por un par de horas, pueda ir al hotel alojamiento y se evite el pago de 24 horas de hotel, como ocurre en distintas ciudades del exterior", sostuvo el funcionario.

El proyecto de ley llega en un momento difícil para la industria, teniendo en cuenta que en los últimos diez años cerraron 50 hoteles. Sus dueños dicen que la pérdida de la rentabilidad ya superó el 60%, a partir del aumento de las tarifas, los juicios laborales y otras cuestiones sociales, como la inseguridad.

 

"Las ciudades viven de lo económico. No puede seguir cerrando un sector característico de la ciudad de Buenos Aires. Son confiables, muy propios. La gran mayoría de los vecinos pasó alguna vez por un telo. Y son consumidos por el público local, por el vecino. Esas son las razones que me movieron a plantear la modificación, además de que aún están regidos bajo una ley de la dictadura. Las relaciones ya no son más como antes. Hoy hay un reconocimiento del placer sexual", agregó Abrevaya.

Según la Cámara de Propietarios de Alojamientos, en la ciudad hay cerca de 140 albergues transitorios, mientras que a nivel país, el rubro genera más de 10.000 empleos.

Entre los últimos que cerraron se destaca Jota Jota, un clásico de Núñez. El aumento de tarifas y de los costos complicó el negocio de varios, que buscan alternativas, por lo que el nuevo proyecto puede leerse como un intento de reflotar el negocio.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »