El hombre circulaba en moto por la localidad tucumana de San Isidro de Lules cuando escuchó a una recién nacida llorando en un contenedor de residuos. La criatura presentaba un cuadro de hipotermia.

Se trata del bombero Jorge Antonio Romero, que se desempeña en el Cuartel Aeropuerto Internacional de San Miguel de Tucumán de la Policía Federal Argentina. Él y su esposa circulaban en moto por una calle paralela a la ruta provincial 321 de la ciudad tucumana de San Isidro de Lules, cuando escucharon el llanto de un bebé.

Luego de observar que provenía de una bolsa de residuos color negra, vieron movimientos y al abrirla, efectivamente se trataba de una bebé recién nacida. La abrigaron y la trasladaron al Hospital Eliseo Cantón, donde fue atendida por los médicos de guardia.

El médico informó que se encontraba con buen estado de salud y el cordón umbilical aún sin cortar. En ese instante, se dio aviso al equipo de traslado neonatal quienes llevaron a la menor al Hospital Eva Perón de la localidad de Banda de Río Salí. 

Luego de un examen físico se determinó que la nena de 38 semanas de gestación y con un peso de 2,4 kg, presentaba un cuadro de hipotermia por lo que quedó internada en el servicio de neonatología en el sector de cuidados intermedios. Posteriormente, fue llamada Emma Milagro, por las circunstancias vividas.

Por tratarse de un abandono de persona, tomó intervención la Fiscalía de Instrucción 4ª, a cargo del Dr. Diego Alejo López Avila.

 

El bombero hizo saber que desea adoptar a la beba que rescató.

Le salvó la vida. 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »