POLITICA   13 de mayo de 2018

Dólar y tarifas disparan una dura interna en Cambiemos

Varios radicales y Elisa Carrió cuestionaron al PRO luego de una semana cargada por el aumento del precio del dólar y el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

Los nervios están a flor de piel. El dólar que subió casi un peso y medio en una semana, el acuerdo con el Fondo aún en veremos y las tarifas por las nubes fueron un cóctel explosivo para la relación entre los socios políticos de Cambiemos.

 

Hay radicales que están que trinan y Elisa Carrió manifestó más de una vez su oposición al tarifazo, aunque esta semana tocó defender al gobierno del embate de los mercados y casi todos los aliados del PRO salieron a cerrar filas, con la propia Lilita y el gobernador mendocino, Alfredo Cornejo, en representación de la UCR.

Pero las tensiones están a la vista. Tanto en el radicalismo como en la Coalición Cívica hay disconformidad por el manejo de la economía. Primero, se cuestiona que los tarifazos pegan de lleno en la clase media.

Por eso le advirtieron a Macri que esta cuestión, junto con la inflación, deben resolverse antes de las elecciones, porque si la situación se extiende en el tiempo, crecerá el peronismo "moderado", el cual se anotó su primer triunfo político en el Congreso con la media sanción de la ley que frena el aumento de tarifas.

Durán Barba

Las tensiones empiezan a aflorar cada vez con mayor frecuencia. Carrió, por ejemplo, manifestó que "hay que matar a Jaime Durán Barba", cansada de los consejos del ecuatoriano a la oreja de Macri. Marcos Peña la cruzó en público, y dijo que la expresión era "poco feliz". Es que tanto en el radicalismo como en la Coalición Cívica consideran que a la sociedad no se le explicó desde el gobierno con claridad cuál es la necesidad de ir al Fondo, el por qué del ajuste de tarifas y del recálculo de metas inflacionarias.

Otro radical, el ex ministro de Agroindustria Ricardo Buryaile, en este caso cruzó a Carrió, quien había cuestionado a los productores agrarios por no liquidar los dólares de la cosecha, lo que hubiera aportado calma en la dura semana cambiaria. "Pretender responsabilizar al campo por lo que pasa en el mercado de cambios es equivocado. Se lo pone al productor como una persona avara, como sucedía antes con el gobierno kirchnerista", se quejó Buryaile.

Otro crítico es Ricardo Alfonsín, quien también se refirió al acuerdo con el FMI: "Espero que las recetas del FMI no sean las de siempre porque vamos a tener dificultades". Agregó que "a la política hoy no le interesa resolver los problemas, sino ganar las elecciones y frente a esta crisis necesitamos acuerdos".

 

De cara a las elecciones

En este marco, Cambiemos discute su ecuación de poder interna. Desde el radicalismo y la Coalición Cívica imaginan que esta minicrisis pueda servirles para ganar más espacios internos y más lugares en las listas para los comicios del año próximo. Interpretan que el PRO necesitará salir de una imagen ligada al empresariado y los mercados y volver a "amigarse" con la clase media, hoy golpeada por lo económico y la corrida del dólar.

 

Cerca de Macri tienden a creer que esto pasará, como dijo Francisco Cabrera, y que figuras como la de María Eugenia Vidal servirán para reconciliar al gobierno con el votante independiente que les dio el triunfo en 2015 y hoy está desconcertado, según confirman encuestas que marcan el alto grado de rechazo entre votantes de Cambiemos al acercamiento con el FMI.

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »