MENDOZA  26 de abril de 2018

Un libro cuenta historias de Rodeo del Medio

La Secretaría de Cultura recomienda “Relatos de Rodeo del Medio”, un trabajo que pone en valor anécdotas de ese distrito maipucino.

Seguinos en http://twitter.com/ahoraMendoza http://facebook.com/ahoramendoza

El periodista Enrique Pfaab es el autor de Relatos de Rodeo del Medio, que surgió por iniciativa de Giménez Riili Desarrollos Inmobiliarios. Será presentado el sábado 28, a las 11, en El Bosque Barrio Privado.

“Todos me definen como escritor, pero yo no había publicado, hasta ahora, ningún libro; mi ego no lo ha necesitado”, empieza diciendo el periodista Enrique Pfaab. Y aunque él no se defina como un escritor, fue la persona elegida por Juan Manuel Giménez Riili para redactar un libro que cuente historias de Rodeo del Medio.

Se trata de un proyecto cultural de la desarrolladora inmobiliaria, quien está emprendiendo dos barrios en ese distrito de Maipú y, como parte de sus acciones de compromiso con la comunidad, decidió compilar relatos de personajes y sucesos de Rodeo del Medio, un terruño mendocino con mucha historia.

Este libro, que incluye 16 relatos, “se apoya en el trabajo de historiadores pero con la libertad de la literatura, e intenta caminar despacio por los sitios donde transcurrieron las vidas de aquellos que gastaron su vida en este paraje amable, pero a la vez intenso, desarrollado por hombres y mujeres apasionados”, reconoce Pfaab.

Acerca de la motivación de Enrique, al momento de aceptar esta propuesta de Giménez Riili, asegura: “Lo que quiero es que la gente lea y que sienta este libro como una invitación para pensar e imaginar las historias que también tiene para contar. Espero que genere en el lector ideas, inquietudes, que movilice sus recuerdos, que lo motive a recopilar sus propios relatos o a buscar más detalles sobre lo que leyó en el libro”.

Por su parte, Juan Manuel Giménez Riili comenta que este libro es un aporte más “para poner en valor al pueblo de Rodeo del Medio, una ciudad rica en historia y personajes; como Lucila Barrionuevo de Bombal, a quien le hacemos un merecido reconocimiento por su obra”.

¿Por qué Rodeo del Medio?

“La verdad es que en ese pueblo que el general Ortega trazó a su antojo, de Lucila de Bombal, de los curas del Don Bosco, desvelo y sangre de Lamadrid y Pacheco, el hombre más importante era el turco Dabul, el dueño del almacén de ramos generales. Allí pasaba todo, la vida de todos”, rememora Enrique Pfaab. Su libro cuenta retazos de la historia oficial pero también recuerda la vida de personajes que aparecen en álbumes familiares o tan sólo en la memoria de los vecinos con más años, que permanecen en el pago.

“Juan Manuel me sugirió disparadores, me contó algunas anécdotas que él conocía y. a partir de allí, yo empecé a ir a Rodeo del Medio, a caminar sus calles, a charlar con la gente, porque para empezar a contar necesitás estar en el lugar, conocer ‘toda la verdad’ para después poder desprenderte de ella y poder escribir”, acota Pfaab sobre los primeros pasos del libro.

Conversando con el autor, Pfaab describe: “Un pueblo es un conjunto de casas, pero también un conjunto de historias. La gente que lo habita, sus vidas, sus recuerdos son el alma de un pueblo, su esencia. Este libro es sólo un intento de rescatar algunas, apoyándose en datos históricos ciertos pero mezclando la ficción para atarlos y que el lector disfrute conocerlos. Es una semilla y quien quiera saber más, vaya a buscar en las bibliotecas”.

Sobre el autor

Relatos de Rodeo del Medio no pretende ser reconocido como la historia oficial, sino más bien como la memoria de un pueblo a través de sus hombres y mujeres, que con sus vidas fueron construyendo la identidad de ese pueblo maipucino, considerado en algún tiempo la segunda ciudad más importante de Mendoza.

Acerca de Enrique Pfaab dejemos que él mismo se presente: “Nací hace demasiado, dicen que el 11 de setiembre del 63, en San Carlos Bariloche. Hijo mayor de dos hermanos, es decir yo y otro. Me crié en muchos lugares distintos, crecí en otros y viví en algunos más. Nunca terminé nada, apenas la escuela primaria y mi matrimonio. Tengo dos hijas y eso es lo único para lo que sirvo, ser padre. Me decían: “Sos un autodidacta”. Creí que esa definición encajaba, más o menos. Pero después me enteré que a Armando Tejada Gómez lo definen así, y entonces me di cuenta que ese título también me quedaba muy grande. Soy un trabajador. Fui jardinero, aprendiz de carpitero, pintor, taxista, vendedor, canillita, periodista y contador de historia. Entre quinientas cosas que hice o puedo hacer… escribo”.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »