SOCIEDAD  6 de marzo de 2018

El aborto produce un impacto devastador

La mujer sufre problemas físicos y psíquicos, integrando todo su cuerpo a un objetivo común de 9 meses.

Por Doctor Aldo Ferrante 
MN 43027

Sigmund Freud y Sandor Ferenczi, ambos psicoanalistas, reconocían que el ser humano era fruto de la continuidad biológica que comenzaba con la unión del óvulo con el espermatozoide. Freud relacionaba al embarazo y su producto con una posición de "poder" de la mujer, dado que con el mismo "adquiría" una situación de "importancia" parecida a la del hombre.

Lacan afirmaba que el embarazo era una situación de goce y diferenciaba a la mujer de la madre. Para ser madre, la mujer debía renunciar, durante el embarazo, a otras características femeninas; el embarazo ocupaba el centro de la escena. La situación de goce excluye al hombre.

Los movimientos feministas, en general, adhieren a la postura lacaniana. Lo que queda claro es que los grandes referentes del psicoanálisis remarcaban muy particularmente la importancia del embarazo y su trascendencia en la vida de la mujer y del producto de la gestación.

Cuando se interrumpe el embarazo, con un aborto inducido, el impacto psicológico sobre la mujer es devastador. En ese sentido me voy a permitir contar un episodio vivido por mí en ocasión de haber tenido que atender, como clínico, a una mujer de 20 años que se había sometido a un aborto voluntariamente.

Quiero aclarar que era una persona muy lucida, atea y no había sido violada. Cuando llega a mí, todavía con restos de los efectos de la anestesia, comenzó a gritar y a llorar con mucha angustia pidiendo por favor que le devolvieran a su hijo, que quería a su hijo. Fue un hecho muy doloroso para ella y marcó mi vida profesional para siempre.

Se han descripto que frecuentemente que, luego de un aborto, la mujer puede sufrir varios trastornos físicos y psicológicos: depresión, fobias, ataques de pánico, disfunciones hormonales, falta de orgasmos, aislamiento social y ruptura del vínculo con su pareja. Es decir, la muerte de su hijo la marca de por vida.

Quiero hacer referencia a una situación que me resulta particularmente llamativa, y es el caso de los abortos en niñas y adolescentes. Por ser menores de edad, la decisión de practicar un aborto no pasa por su voluntad. Un adulto toma su lugar y decide que debe abortar. Se habla todos los días del respeto que se debe tener en la formación de niños y adolescentes, en la necesidad de escucharlos y de no avasallarlos.

Me pregunto ¿es lícito que una persona decida sobre la vida o la muerte del fruto de la gestación de una niña adolescente? sobre todo en un marco en el cual el adulto ejerce un poder total e incuestionable. ¿No es demasiado?, creo que se trata, claramente, de la violación de los derechos de las niñas adolescentes.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »