El pedido de libertad fue desestimado debido a "las particulares características y trascendencia de los graves delitos" protagonizados por el genocida.

La Cámara Federal de Casación Penal desestimó el pedido de excarcelación del genocida Miguel Etchecolatz, al resolver sobre un planteo de libertad distinto de la solicitud de prisión domiciliaria admitido a fines de 2017 por el Tribunal Oral Federal 6 de la Capital Federal y que, recurrida, también llegará al máximo tribunal penal.

Al rechazar ese pedido, la Sala de Feria de la Casación argumentó "las particulares características y trascendencia de los graves delitos" cometidos por Etchecolatz y la presunción de "la existencia palpable de un peligro de fuga o un entorpecimiento en el desarrollo de la causa", en cuyo debate deben declarar más de cien testigos.

El fallo de la Sala de Feria, presidida por Alejandro W. Slokar e integrada también por Carlos A. Mahiques y Juan Carlos Gemignani, confirmó el rechazo de la libertad de Etchecolatz en la causa en la que el TOF 6 lo está juzgando por delitos de lesa humanidad cometidos en centros clandestinos bonaerenses de la última dictadura.

El mismo Tribunal Oral Federal 6, el pasado 27 de diciembre, le otorgó a Etchecolatz la prisión domiciliaria en una resolución que llegará también a Casación después de que interpongan recursos las querellas y el Ministerio Público Fiscal, que se habían opuesto al beneficio.

La resolución del TOF 6 permitió a Etchecolatz, que además purga cuatro condenas a prisión perpetua y otras penas impuestas en juicios anteriores, pasar estos días de enero en su casa del Bosque Peralta Ramos, en Mar del Plata, pese a masivas protestas de vecinos e integrantes de organismos de derechos humanos.

En el fallo más reciente, la Casación aludió al riesgo procesal entre los argumentos de los jueces del propio TOF 6 que, en su momento, rechazaron la excarcelación y los que invocaron para prorrogar la prisión preventiva.

Consideró también que se encuentra en pleno desarrollo el debate oral y público, en el que todavía deben declarar más de un centenar de testigos de los delitos imputados a Etchecolatz y cometidos en los centros clandestinos que funcionaron en la comisaría de Monte Grande y en la División Cuatrerismo de la Policía bonaerense.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »