El subtesorero del Banco Nación estuvo cinco años preso, pero el dinero nunca apareció. Con 76 años, tiene los mismos gestos de cuando saltó a la fama. 

F ue uno de los casos policiales más emblemáticos, al punto de que durante más de seis meses se habló de él. El robo perpetrado por Mario César Fendrich, subtesorero del Banco Nación, sucursal Santa Fe, acaparó la atención de una opinión pública que vertió todo tipo de comentarios, e incluso muchos llamaron "ídolo" a quien se llevó más de tres millones de pesos de las arcas bancarias.

Se cumplieron 23 años de aquella mañana en que Fendrich se entregara luego de estar prófugo 109 días. Y si bien el infiel empleado estuvo casi cinco años preso, el dinero nunca apareció. ¿Qué es de la vida del audaz ladrón? Es dueño de una agencia de lotería y su vida tiene mucho de misterio. "Vivo para mi familia y no pienso hablar más sobre el tema", dijo al periodista que intentó entrevistarlo.

El viernes 23 de septiembre, Fendrich recibió varias sacas de dinero, algo habitual para su cargo. Separó tres cajas y las colocó en la parte de atrás de su Duna Weekend. Nadie sospechó que en esas cajas iban $3.200.000. El lunes 26, a las 7.15, los funcionarios no pudieron abrir la puerta del tesoro. Había sido reprogramada su apertura para el día siguiente a la misma hora. La sorpresa iba transformándose en preocupación porque también la mujer de Fendrich había denunciado la desaparición de su marido. Mientras tanto, trascendían los términos de una nota dejada por el ladrón.

"Gallego, no contés, me la llevé...", decía una carta escrita de puño y letra por Mario Fendrich a Juan Sagardía, por entonces tesorero de la entidad. Allí daba detalles del monto que había sustraído. El caso generó comentarios de todo tipo. Para algunos, la acción de Fendrich era injustificable. Para otros, el hombre representaba una clase media postergada que hacía malabares para llegar a fin de mes.

Gran parte de la sociedad alentó lo hecho por el subtesorero. Es más, hasta se lo consideró ídolo. El 12 de noviembre de 1996, el Tribunal Oral Federal de Santa Fe lo condenó a ocho años, dos meses y 15 días de prisión por el delito de peculado. En la cárcel de Las Flores, en Santa Fe, el ex empleado bancario tuvo una conducta excelente. Después de cuatro años, nueve meses y 20 días de encierro, salió en libertad condicional.

Un periodista del sitio Infobae.com. estuvo en Santa Fe, en la puerta misma de su agencia de lotería. Los vecinos dicen que este hombre de 76 años sigue teniendo los mismos gestos de cuando cobró triste fama. Toda su vida es un misterio. El mismo que resulta de no saber qué pasó con los $3.200.000 que se llevó.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »