Desde la central de trabajadores rechazaron el allanamiento al gremio del caucho ordenado por la Justicia federal. 

Por Luis Autalán
@LuisAutalan

Sobre las olas elevadísimas de conflictos por despidos, la mira judicial aggiornada sobre entidades sindicales, las cíclicas internas de las internas en el movimiento obrero y atento a las "endebles" metas inflacionarias del gobierno, la CGT intenta mantener el rumbo en la apertura del año.

El alto encendido que disparó la semana pasada la detención del titular de Soeme, Marcelo Balcedo, en Punta del Este hizo que uno de los integrantes del triunvirato, Héctor Daer, expresara que ese caso amerita colocar el foco "en otras actividades" del dirigente. "Esto no tiene nada que ver ni con la dirigencia sindical, ni con los sindicatos, ni con la genuina representación de los trabajadores", le rubricó a radio El Mundo el referente de Sanidad. Daer consideró "imposible" que la actividad del Soeme amerite una "recaudación durante toda su vida como para poder obtener esos bienes".

En el orden judicial, también desde Azopardo y en forma de comunicado se repudió la intervención judicial en el gremio del caucho, "el allanamiento de la sede del gremio Socaya", ordenado por la justicia federal, fue considerado por ese consejo directivo como ligado a "un contexto electoral sindical" de esa organización y aseguraron que la decisión fue "una muestra más de atropello", recalcando el despliegue de efectivos que acompañaron la diligencia judicial.

A todas luces en la central obrera vienen considerando que no existe rango de "casualidad" en diversos sucesos en las semanas previas al tratamiento de la reforma laboral en el Congreso, como tampoco consideran ajena la sucesión de iniciativas respecto de baja de sindicatos, posible limitación al derecho de huelga e incluso las negociaciones paritarias que se avecinan.

Allí también el triunviro Daer consideró que si la meta de la Casa Rosada es superar en gran parte un escenario de conflictos y en virtud de que el Ejecutivo "no cumplió sus metas inflacionarias", será abocarse a la discusión de salarios con la voluntad de pactar cláusulas gatillo que garanticen al menos el mínimo deterioro de un poder adquisitivo en merma constante respecto del índice de precios. Alguna vez el hoy senador nacional Esteban Bullrich, siendo ministro de Educación blanqueaba la estrategia de que al disparar varias iniciativas las organizaciones de trabajadores se enfocan en alguna de ellas y el resto traspasa la contención. Los jefes gremiales evalúan que varias jugadas del gobierno conforman esa ofensiva y los tienen como blanco, amén de la convicción que se expresara a este diario respecto de que la reforma laboral será aprobada en honor a la "productividad" y con el consenso de sindicatos relevantes.

También dentro del movimiento obrero se venía analizando el caso del titular del Suterh, Víctor Santa María, respecto al blanqueo de capitales que realizó la UIF, considerando que ese dirigente también podía dar cuenta respecto a lo que se experimenta al estar "en la mira" del poder de turno. La investigación de esos fondos también se agregó al tramo de escándalos que el oficialismo realza con respecto a las organizaciones sindicales que cuestiona en labor y esencia.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »