La muerte de la italiana Emma Morano, quien era considerada como la mujer más anciana del mundo, abrió un interrogante: ¿quién se quedaría con ese honor? La respuesta llegó rápidamente y apuntó a una jamaiquina de poco más de 117 años.


El Grupo de Investigación Gerontológica (GRG, por su sigla en inglés) anunció que el título de la más longeva recae ahora en Violet Brown, nacida el 10 de marzo de 1900. Conocida por sus amigos como la Tía V, Brown, quien vive en Duanvale, en la Parroquia de Trelawny, heredó el reconocimiento tras la muerte de la italiana Morano el sábado último.

"Violet ha tenido una extraordinaria vida y siempre la recordaremos por su fortaleza para seguir adelante", destacó el primer ministro de Jamaica, Andrew Holness, al felicitarla por el logro de tener tan extensa vida que le permitió ser testigo de innumerable cantidad de hechos, como el hundimiento del Titanic, en 1912; las dos guerras mundiales y la Revolución Rusa, entre muchos otros.

Por supuesto, vivió la independencia de su país, proceso mucho más reciente que se dio en 1962. De joven, Brown trabajó junto a su esposo en plantaciones de caña y vendía sus cultivos a la Hacienda de Azúcar Long Pond en Trelawny.

Luego, cuando su marido se desempeñó como portero de un cementerio, ella se encargaba de llevar el registro de los difuntos. "Vivo por la gracia de Dios y estoy muy orgullosa de mi edad", comentó. Por detrás de Brown se ubican como las más longevas las japonesas Nabi Tajima, de 116 años, y Chiyo Miyako, de 115.

Según el GRG, en el mundo hay entre 300 y 400 personas que superan los 110 años, aunque la jamaiquina sería la única que alcanza los 117.