Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Autoridades policiales de la Dirección Departamental de Investigaciones de San Martín lograron detener a un peligroso changarín, quien está acusado de violar a una niña, de 12 años, y también de haber corrompido sexualmente a otras menores, en un espantosa seguidilla de aberrantes sucesos, que se registró en la localidad bonaerense de José C. Paz.

El marginal filmaba las aberraciones y además les escribía cartas de amor a las criaturas. Los voceros de los tribunales de San Martín revelaron que el malviviente, de 31 años, fue apresado luego de un procedimiento realizado en una finca situada en Tapi al 1300, entre Once de Setiembre y Ugarteche, en el citado distrito, en el noroeste del conurbano provincial.

Investigación
Estos tremendos ilícitos comenzaron a ser investigados a raíz de una denuncia radicada el 16 de este mes por una mujer llamada Karina, de 37 años, quien dijo que, mientras limpiaba la habitación de su hija, localizó un chip de telefonía celular y que, al instalarlo en un aparato, vio imágenes de un amigo de la familia, que se masturbaba junto a la inocente niña, a quien también obligada a consumar prácticas onanistas y a que mostrara sus partes íntimas a la lente de la cámara.

Además, la denunciante, consternada por esta situación, afirmó que observó diversas imágenes del individuo mientras le enviaba besos a la nena y también al pervertido en compañía de otras infortunadas menores, a las que corrompía sexualmente de idéntica manera.

Posteriormente, la nenita, de 12 años, fue sometida a diferentes pericias y a la denominada Cámara de Gesell, oportunidad en la que se logró establecer que había sido violada por el degenerado.

Trascendió que los policías, a cargo de las diligencias que se encararon para aclarar la infernal odisea de la criatura, incautaron una carta, que el sospechoso le había escrito a la pequeña y en la que le señala que se hallaba enamorado de ella y, por este motivo, los investigadores sospechan que habría otras misivas de similares características que el sátiro les había redactado a sus otras víctimas.

Gente del vecindario, al conocer la noticia, reclamó justicia y solicitó que el depravado no fuese dejado libre por las autoridades de los tribunales. Intervino en la causa el doctor Mario Alfredo Marini, fiscal de la Unidad Funcional Nº 14 -Temática de Delitos Sexuales- del departamento judicial de San Martín.