Stella Camposano se conoce más que nadie, por eso ella decide regalarse para su cumpleaños algo especial: un vuelo en parapente.

“Vendría todos los fines de semana”, dice la abuela tucumana que acaba de cumplir 89 años. “Me encanta hacer esto. Y es una lástima que no puedo ir todos los fines de semana por lo menos. Si pudiera, viviría en el cerro”, señaló la mujer.

“Para mí es plenitud. Me siento en el cielo. No hay con qué comparar a la sensación esa que siento. Es como una sensación de libertad, de alegría, de felicidad”, explicó la mujer tras haberse lanzado del emblemático cerro tucumano de San Javier.

La pasión de Stella nació cuando frecuentaba el cementerio de su pueblo donde descansan los restos de sus familiares, a los pies del cerro San Javier, y veía a los parapentistas saltar desde la Loma Bola.

“Yo quiero llegar arriba. Tengo espíritu de golondrina y suerte de caracol”, bromeó Stella, quien realizó el primer vuelo en 2012 y el segundo en 2014. ¿Volverá el año que viene?