A través de compresiones torácicas permite mantener la circulación de la sangre y la oxigenación de los órganos vitales. En Argentina el paro cardiorespiratorio es responsable de más del 60% de las muertes de adultos por enfermedad coronaria.

Seguinos en http://twitter.com/ahoraMendoza http://facebook.com/ahoramendoza

El Ministerio de Salud de la provincia recuerda la importancia de difundir la técnica de la reanimación cardiopulmonar (RCP), una maniobra que permite salvar la vida de una persona en los primeros minutos de padecer un episodio cardiorespiratorio.

Esto es en consonancia con la campaña lanzada por el Ministerio de Salud de la Nación, junto a la Dirección Nacional Electoral, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, denominada “Está en tus manos la oportunidad de elegir y salvar una vida”,

Se trata de una técnica que permite mantener la oxigenación de los órganos vitales a través de compresiones torácicas, en aquellas situaciones en que la persona no respire, tenga pérdida brusca de conciencia y/o no tenga pulso.

Tradicionalmente, la RCP consistía en realizar respiración boca a boca intercalando compresiones torácicas. En la actualidad se centra más en las compresiones torácicas y se reduce al mínimo o elimina la respiración boca a boca facilitando la técnica, ya que supone interrumpir menos la circulación de la sangre.

La RCP es una técnica muy simple, fácil de aprender y realizar, que puesta en práctica en el momento oportuno puede representar la diferencia entre la vida y la muerte. Las autoridades sanitarias recordaron que se pueden consultar los pasos a seguir para actuar frente al caso de que una persona se descompense y necesite atención inmediata, información que está disponible en www.msal.gov.ar y circulando en las redes sociales con la etiqueta #RCP.

Los pasos de la RCP

Para ayudar a una eventual víctima de un paro cardiorespiratorio se deben realizar los siguientes pasos, denominados “cadena de vida”:

Paso 1 – Descartar la existencia de algún riesgo evidente al acercarse a la víctima (choque eléctrico, intoxicación por gases, vehículos circulando, violencia, etc.) En el caso de existir, se debe esperar a que actúe personal especializado sobre el peligro.

Paso 2 – Evaluar el estado de conciencia de la víctima. Tomar a la persona de los hombros y con una leve sacudida mirar si respira normalmente y preguntarle en voz alta: ¿Me escucha? ¿Qué le pasa?

Paso 3 – Llamar al número de emergencias médicas local, para pedir una ambulancia o solicitar ayuda a la policía. Averiguar si el lugar cuenta con un desfibrilador externo automático (DEA).

Paso 4 – Comenzar con las maniobras básicas de RCP:

  • La víctima debe estar boca arriba y sobre una superficie dura (piso o tabla) e iniciar de inmediato las maniobras de compresión.
  • Para realizar las maniobras de compresión: colocar el talón de una mano y luego la otra mano encima, entrelazando los dedos, en el centro del esternón, entre los pezones. Si se cuenta con el DEA utilizarlo desde este momento.
  • Adoptar una postura erguida, los hombros deben estar alineados encima del esternón de la víctima; con las manos aplicar presión cargando el peso del cuerpo sobre los brazos rectos de manera que el esternón baje 5 centímetros.
  • Realizar compresiones a un ritmo rápido y sostenido (mínimo de 100 por minuto) hasta que llegue la asistencia médica.

La necesidad de difundir esta técnica y multiplicar la cantidad de personas que puedan realizarla está directamente relacionada con el hecho de que las enfermedades cardiovasculares representan la principal causa de muerte en Argentina, explicando en 2011 el 33% del total de las muertes (236 muertes cada 100.000 habitantes) y 13% de los años de vida potencialmente perdidos. En nuestro país, el infarto agudo de miocardio (IAM) produce anualmente 15.272 muertes (2011), de las cuales 5.606 se producen en personas menores de 70 años.

Fuente: Ministerio de Salud

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »