La caída es del 9,4% interanual. De cada 10 comercios, más de 7 registro perdidas. El motivo más alarmante es la perdida del poder adquisitivo. 

Una caída en las ventas minoristas no sorprende. Los diez meses de 2018 registraron peores mediciones que en 2017. Sin embargo, octubre fue uno de los peores en el registro de consumo en comercios pequeños y medianos: la merma frente al mismo mes del año pasado fue del 9,4%.

 

Los malos datos se acumulan: ninguna de las 17 categorías consiguió evitar el rojo, el Día de la Madre no fue un aliciente; de cada 10 comercios, más de 7 registró pérdidas, y el financiamiento para las compras sigue sin aparecer. El panorama es preocupante.

 

Según explicaron desde CAME, "la caída en el poder adquisitivo del ingreso familiar es muy visible y la demanda no está pudiendo sostenerse siquiera con las oportunidades de financiamiento que ofrecen algunos negocios". La perspectiva hacia los dos meses que restan del año tampoco son mejores: "Hay mucha preocupación entre los empresarios sobre cómo será la venta de fin de año si el mercado no repunta", reza el informe mensual de la entidad.

 

Otro dato que llamó la atención de los encuestadores: muchos comercios se sumaron a la oferta por Internet de sus productos, sumándose incluso a la propuesta del "Cybermonday" y los días de descuentos especiales. Pero ni así lograron evitar un derrumbe en las ventas.

 

La falta de financiamiento, con tasas de interés altísimas que quitan la posibilidad de comprar en cuotas sin pagar precios excesivos, se destaca sobre los rubros que registraron las peores marcas: joyerías y relojería (-15,4%), marroquinería (-12,9%), neumáticos (-12,5%), al igual que electrodomésticos y electrónicos (-11,8%) demuestran que sin cuotas accesibles ciertos sectores están condenados. El relevamiento anual registra un retroceso del 4,9% en estos primeros diez meses.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »