La justicia belga anunció el desmantelamiento de una organización delictiva que operaba en la ciudad de Bruselas y transportaba sudaneses y eritreos hacia Reino Unido.

La justicia belga anunció este lunes el desmantelamiento de una banda de traficantes de migrantes que operaba desde Bruselas y que transportaba sudaneses y eritreos hacia Reino Unido, escondiéndolos en camiones frigoríficos.
 
La fiscalía de la citada ciudad, anunció en un comunicado el encarcelamiento de siete hombres, cuya nacionalidad no precisó, “como autores o coautores de tráfico de seres humanos en el marco de una organización criminal”

De las diez personas detenidas el domingo durante una serie de registros, tres fueron puestas en libertad. 

La operación es la culminación de una investigación iniciada a finales de julio por la policía judicial federal, tras la detención de personas en situación irregular en el barrio de la Estación del Norte en la capital de Bélgica.

Los investigadores sospechan que la banda organizaba el traslado de "unas veinte personas al día" por un monto de entre 500 y 2.500 euros por migrante, según la fiscalía. 

"La banda escondía víctimas de origen sudanés o eritreo, a menudo en condiciones duras y peligrosas en camiones (...), muchos incluso frigoríficos”, indica el ministerio público. 

La investigación sigue abierta a la búsqueda de eventuales cómplices. 

Los registros del domingo implicaron el descubrimiento de ocho personas en situación irregular, "probablemente a la espera de un traslado inminente", que fueron puestas a disposición de las autoridades de inmigración belgas. 
 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »