El Tribunal Superior Electoral de Brasil autorizó a la ex presidenta brasileña a disputar las elecciones legislativas. Rousseff es favorita para quedarse con un lugar en el Senado.

El Tribunal Superior Electoral de Brasil confirmó este jueves el derecho de la ex presidenta Dilma Rousseff de disputar las elecciones legislativas del próximo domingo, en las que es favorita a ganar un escaño en el Senado por el estado de Minas Gerais según encuestas.

La máxima autoridad electoral tomó esa decisión por votación unánime de sus siete miembros, indicaron agencias internacionales de noticias.

En septiembre pasado, el Tribunal Regional Electoral de Minas Gerais había validado la candidatura de Rousseff a pesar de una decena de impugnaciones.

Esa decisión había quedado en duda debido a que en el tribunal regional sólo fue aprobada por cuatro de sus siete miembros y rechazada por tres, división que fue aprovechada por diferentes partidos para presentar nuevos recursos ante el máximo tribunal electoral contra la ex presidenta (2011-2016).

Según las denuncias, Rousseff estaría inhabilitada electoralmente debido a que fue destituida del mandato de presidenta por el Congreso en 2016, al ser hallada culpable en un juicio político en el que se la acusó de maquillar las cuentas públicas.

La pérdida del mandato en un juicio político, según los demandantes, automáticamente prohíbe al condenado a aspirar a cargos públicos en los siguientes ocho años, apuntó la agencia española Efe.

 

Pero los miembros del Tribunal Supremo Electoral respaldaron los argumentos del instructor del juicio, Luis Roberto Barroso, según los cuales el propio Senado hizo sendas votaciones en las que aprobó la destitución de la entonces jefe de Estado y le mantuvo sus derechos políticos.

 

En base a esto, Rousseff fue declarada apta para competir en los comicios del domingo, en los que también se elegirá al próximo presidente de Brasil.

 

"La Justicia Electoral no tiene competencia para analizar si la decisión proferida por el Senado está correcta o equivocada. Esa decisión, en caso de que alguien la cuestione, le corresponde a la Corte Suprema", afirmó Barroso.

Rousseff encabeza las encuestas de intención de voto al Senado en Minas Gerais, por lo que es favorita a quedarse con uno de los dos escaños en disputa en ese estado, uno de los más ricos de Brasil.

La ex mandataria es candidata por el Partido de los Trabajadores (PT) que lidera Luiz Inácio Lula da Silva, quien la precedió en la jefatura del Estado y está inhabilitado para ser candidato presidencial por su condición de preso y condenado en segunda instancia por corrupción.

Lula, que lideraba los sondeos hasta ser declarado inelegible, eligió como su sucesor en la disputa presidencial al ex ministro Fernando Haddad, quien está en segundo lugar en las encuestas, detrás del diputado ultraderechista Jair Bolsonaro.

Según los sondeos, Bolsonaro y Haddad, como los dos candidatos presidenciales más votados el domingo, tendrán que disputar una segunda vuelta el 28 de octubre, en la que aparecen técnicamente empatados.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »