Mientras las de denuncias por abusos en el Instituto Provolo llegan a La Plata, la Municipalidad de Lujan de Cuyo prepara un salvataje al arzobispado Mendocino.

A través de la compra y venta de las instalaciones del instituto por parte del Municipio se busca crear un fideicomiso que sirva para pagar las indemnizaciones de las victimas y de esta forma cubrir las costas que se pueden desprender de las sentencias.

Esta maniobra coloreada como la posibilidad de trasladar la municipalidad, no es más que un nuevo capitulo de encubrimiento de los abusadores y de protección a la Iglesia católica. De esta forma el Arzobispado ya no tendrá que pagar de sus arcas las indemnizaciones, si no, que serán los vecinos de Lujan con sus impuestos quienes las paguen.

A su vez, esta transacción se da en el marco de un ajuste terrible sobre los salarios de los trabajadores municipales quienes cada vez están más lejos de cubrir el costo de la canasta básica, y mientras se abandona la recolección de residuos para avanzar en la privatización de los servicios públicos. El intendente Omar de Marchi esta dispuesto a desembolsar millones de pesos para recibir la bendición del Arzobispado en su afán de llegar a la gobernación de la provincia, pero sigue sosteniendo empleados con planes sociales o en cooperativas.  

Desde el Partido Obrero en el Frente de Izquierda rechazamos esta iniciativa, y exigimos la inmediata expropiación del instituto y su puesta en funcionamiento bajo control estatal para cubrir las necesidades de los chicos hipoacúsicos.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »