La medida para despenalizar la interrupción del embarazo obtuvo media sanción en Diputados pero no logró ser aprobado en Senadores por lo que no podrá ser tratada hasta el 2019. Entérate los detalles en la nota.

El proyecto autorizaba la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 de gestación y a simple solicitud de la mujer. También la obligación de todo centro de salud de ofrecer la práctica en forma gratuita y en un plazo no mayor a cinco días desde su requerimiento.

Establecía penas de prisión de hasta un año e inhabilitación al profesional de salud que dilatara la práctica injustificadamente, la obstaculizara o se negara a practicarla en casos legalmente autorizados.

A partir de la semana 15 de gestación lo autorizaba en casos de violación, si estuviera en riesgo la vida de la mujer o si se diagnosticara la inviabilidad de vida extrauterina del feto.

La mujer que abortara a partir de la semana 15 y no estuviera comprendida en estos casos sería castigada con un año de prisión.

El proyecto también autorizaba el aborto no punible a nenas menores de 16 años bajo consentimiento informado.

Permitía a los profesionales de salud apelar a la objeción de conciencia, pero obligaba a los centros de salud a garantizar la práctica.

¿Qué alternativas hay?

Tras el revés parlamentario este proyecto ya no podrá presentarse. Transcurrido un año podrá presentarse un nuevo texto.

En lo inmediato está pendiente un debate parlamentario de reforma del Código Penal. Algunos legisladores impulsan incluir allí la despenalización del aborto, figura que cosecha mayor consenso parlamentario que la legalización.

Sectores feministas apoyados por legisladores buscan promover un referemdum para respaldar una nueva presentación legislativa el año próximo.

Pero la posibilidad de que se abra otro debate parlamentario en 2019 es improbable por tratarse de un año con elecciones presidenciales en octubre.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »