La Justicia expuso los fundamentos para la cadena perpetua. Nexo sentimental, miles de mensajes y un asesinato premeditado, entre otros.

Nahir Galarza fue condenada a cadena perpetua el pasado 3 de julio. Sin muchos detalles, el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguaychú, presidido por Mauricio Derudi, determinó antes de leer el fallo, que la joven y la víctima, Fernando Pastorizzo, eran novios. Y que el asesinato no había sido un accidente. Estos dos puntos, que la defensa de la joven entrerriana se empecinó en demostrar, terminaron por condenar a la pena máxima a Nahir.

 

Ayer se conocieron en profundidad los motivos de la condena cuando el Juzgado de Garantías y Transición Nº 1 de Gualeguaychú le entregó a las partes los fundamentos para que tomen conocimiento.

Para uno de los fiscales, Nahir decidió el homicidio cuando la víctima decidió cortar la relación. Fue así como buscó "un lugar apropiado" y "restauró la confianza con él" para acabar con su vida. Según la reconstrucción de los hechos en el fallo, cuando el chico detuvo la moto tras cruzarse a Nahir, ella sacó el arma y disparó "a quemarropa, sin sospechar la víctima que algo así podía ocurrir".

"Ello fue parte de un plan preordenado, rematando al fallecido en el piso, y destacando que los dos disparos que se efectuaron fueron certeros y directos al corazón", señala el escrito.

El fallo también advierte que "se ha probado que el arma no la llevaba Fernando Pastorizzo, que la imputada no fue arrojada por aquél por la escalera". También se comprobó "con las fotografías tomadas de toda la escena que la moto no zigzagueó, como dijo la imputada, y que al caerse, la moto estaba parada, lo que también pone en crisis los dichos de la encausada".

" Nahir Galarza efectuó citas que fueron desvirtuadas. Fue acomodando su versión de acuerdo a lo que informaban los elementos de prueba que se fueron incorporando", dijeron los jueces lo cual hizo que incurriera "en serias contradicciones que ponen seriamente en crisis su credibilidad".

 

Entre ellas, están los mensajes que ella misma envió al muerto poco después de perpetrar el crimen."¿La podés cortar?" y "Ya te dije que no me vi con nadie", fueron los mensajes de WhatsApp con los que intentó sacarse de encima las posibles sospechas que recayesen sobre ella.

Otro dato fundamental es que ella no quiso "pedir ayuda al remisero que pasó por el lugar" y se fue caminando a su casa, "evidenciando un accionar doloso". Tampoco intentó llamar a los servicios de emergencia, aunque sea de manera anónima. 

Otro de los pilares que terminaron de condenar a Nahir fueron sus propias fotos y mensajes que demostraban amor hacia Fernando y que evidenciaron cinco años de relación.

 

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »