A los 18 años, Paula Araceli Benítez, otra chica entrerriana, diseñó un macabro plan junto a su novio y asesinó a sangre fría a su madre con un cable y un palo de amasar en la ciudad de Colón. Escalofriantes detalles.

Nahir Galarza es la mujer argentina más joven en recibir prisión perpetua. Sin embargo, antes de que fuese condenada a la pena máxima, otra joven que mató a su madre cuando tenía 18 años ocupaba su lugar. Ambos crimenes fueron cometidos en Entre Ríos.

Nahir recibió la pena a sus 19 años, 7 meses y 21 días. En tanto, aunque la primer condenada cometió el crimen a sus 18 años, fue sentenciada a sus 19 años, 8 meses y 1 día.

Se trata de Paula Araceli Benítez, quien junto a su novio de 17 años diseñó un plan macabro para robarle a su padre y comprarse un auto. Para concretar el plan, asesinó a su madre a sangre fría y quemó su propia casa. 

El 18 de abril de 2015, la acusada entró a la habitación de su madre Lorena Zanetti (38) mientras dormía, la golpeó cinco veces en la cabeza con un palo de amasar y luego la ahorcó con un cable.

Al finalizar, incendió la casa para borrar la evidencia y escapó 80 mil pesos de su padre, un arma calibre 44, plata de la abuela de la joven, un DVD, celulares, ropa y los documentos de sus padres.  

El crimen se cometió cuando el padre de la acusada estaba trabajando en una panadería. Los jóvenes escaparon con bolsos en sus manos y tomaron un remis con destino a Concordia, donde fueron capturados. 

El crimen fue cometido el 18 de abril de 2015.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »