Tras la suba del dólar, las principales cadenas de abastecimiento comenzaron a aplicar los incrementos que se habían acordado luego de la suba del 1º de junio.

Cuando desde el gobierno, atentos a la devaluación y el difícil panorama económico que se viene, hablaron de re diagramar el esquema de subas de combustibles y tarifas propuesto por el renunciado Juan José Aranguren a las petroleras, se asumía que el cambio sería con el fin de aliviar el bolsillo de la gente. 

 

Sin embargo, las naftas sorprendieron este domingo al arrancar el mes con una suba aún superior de lo pactado con el ex ministro de Energía, reemplazado en su cargo por Javier Iguacel. YPF dispuso un incremento del 5% en sus combustibles líquidos, por encima del 3% anunciado apenas semanas atrás por el saliente Aranguren. Así, en las estaciones YPF de la Capital Federal, por ejemplo, el litro de nafta premium ya se vende a unos $32.34, mientras que el de super cuesta $27.82.

 

La nafta super llegó a $27,83 pesos por litro. (Jonatan Moreno/Crónica)

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »