El legislador presentó un proyecto para que en Mendoza no se instalen más estos reductores de velocidad. Entendiendo que van contra la Ley de Tránsito y que no cumplen función alguna.

De la noche a la mañana, en diferentes municipios de Mendoza las calles se llenaron de puntos amarillos. Son tachas atornilladas al pavimento, que según las autoridades cumplen la función de reductores de velocidad. Sin embargo el diputado y miembro de la ONG Protectora, Mario Vadillo presentó un proyecto para que se prohíba la instalación de estos elementos y adherir al decreto reglamentario 775/95 de la Ley de Tránsito 24.449 que regula utilización de las mismas.

“Es de común conocimiento la problemática que también genera este sistema adoptado como reductor de velocidad, donde me encuentro con numerosas denuncias por accidentes viales debido a las tachas: Motociclistas y ciclistas que han sufrido caídas debido al material carente de adherencia; colisiones dadas por vehículos que deben frenar repentinamente no solo para reducir la velocidad, sino también por el estado y cuidado de sus automotores que se ve comprometido”, reza parte del fragmento de la propuesta de Vadillo.

También el legislador argumenta que hay una contrapartida de la situación con los vehículos todoterreno que circulan a altas velocidades y realmente son obsoletas para este tipo de vehículos.

Es por ello que el legislador solicita que se prohíban las tachas como reductores de velocidad y se priorice la señalización en los sectores donde se pretenda disminuir el riesgo por exceso de velocidad, utilizando Disco Pare, Ceda al Paso o lo que sea necesario; lo que también se debe acompañar con políticas de Educación Vial y manejo defensivo entre otros.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »