Desde la Unidad Ejecutiva de Seguridad Vial advierten algunos puntos esenciales para tener en cuenta, según la recomendación de expertos.

Junio ha comenzado con un verdadero panorama invernal en toda la provincia de Mendoza y, según el pronóstico, continuarán las nevadas en la Cordillera, producto de un ingreso de frente frío a la región, a lo que se suman heladas parciales y lloviznas en casi todo el territorio. Con esta situación, es vital que quienes transiten las rutas tengan en cuenta cómo conducir con estas situaciones que requieren tomar algunos recaudos.

Con este panorama hay que tomar mayores precauciones antes de salir a las rutas, especialmente poniendo en condiciones los vehículos y equipándolos para enfrentar posibles escenarios como neblina, lluvia, nieve y hasta hielo en la calzada en zona de montaña.

Desde la Unidad Ejecutiva de Seguridad Vial, dependiente de la Secretaría de Servicios Públicos de Mendoza, advierten algunos puntos esenciales para tener en cuenta, según la recomendación de expertos.

Antes de salir a la ruta

– Chequear el estado del vehículo: empezar por controlar los niveles de aceite, agua, líquido de frenos, estado de escobillas y limpiaparabrisas.

– Comprobar el correcto funcionamiento de las luces.

– Verificar la presencia y condiciones de matafuegos, balizas triangulares, criquet hidráulico, llave cruz y chaleco reflectivo.

– Chequear la presión de inflado de los neumáticos de acuerdo con lo que indica el manual del fabricante.

– Si llevan menores de 12 años, hacerlo siempre en el asiento trasero y con butacas homologadas de acuerdo a su peso, edad y altura.

Ruta con niebla

– Circular con las luces bajas, de posición. En el caso de contar con luces antiniebla, recordar encenderlas.

– Disminuir la velocidad gradualmente y aumentar la distancia con los demás vehículos.

– No enciendas las luces altas, dado que provocan deslumbramiento y un acortamiento del campo visual.

– Evitar adelantamientos y sobrepasos a otros vehículos.

– Si la niebla es muy espesa, abandonar la calzada y detenerse en un lugar seguro hasta que las condiciones climáticas mejoren.

– No estacionen ni paren sobre la banquina o la calzada.

Con lluvia, nieve o hielo

– Circular con cadenas en los neumáticos o neumáticos de invierno (caso de nieve o hielo)

– Aumentar la distancia de seguridad con otros vehículos y reducir la velocidad.

– Evitar giros, aceleraciones y frenadas bruscas.

– En lo posible, utilizar el freno motor y caja para frenar, siempre con las ruedas rectas, y sin exceso.

– No acelerar ni frenar en las curvas.

– Recordar que en estas situaciones es necesario prestar mayor atención al camino debido a que la baja adherencia es un factor determinante para evitar cualquier accidente.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »